sábado, 20 de octubre de 2018

Acto en EX ESMA, diciembre 2011.

Antes que nada agradecer al Espacio, a todos los cros. comenzando x el cro. Néstor Kirchner, que nos ha permitido llevar a la práctica nuestra lucha x memoria, verdad y justicia, al implementar desde el Estado esta política de DDHH, a las Madres, Abuelas, Hijos y familiares. A mi abogado en la megacausa: cro.Pablo LLonto. Y en los padres de la plaza recordar también a mis dos padres, que no cejaron hasta su muerte en pelear por recuperar a su hija Marta. Y quiero recordarlos hoy especialmente porque mañana se cumplen 34 años de la desaparición de las monjas francesas y madres en la iglesia Santa Cruz, de donde ellos se salvaron milagrosamente, casi son también desaparecidos por el genocida Astiz. Sin embargo, al haberse salvado mi padre pudo testificar contra Astiz para que fuera condenado por la justicia francesa. Mi madre ya había fallecido y los dos cuando fe juzgado en Argentina, lo que lamento profundamente. Se que ellos hubieran acompañado este proyecto y se sentirían orgullosos por lo que hemos logrado, aún después de 37 largos años.
Este año ha sido muy importante para mí. Desde la declaración en la megacausa, hasta este acto recordatorio, todo este acompañamiento colectivo, que nos hace mucho bien a los familiares, que empezamos a socializar el dolor que significa la perversa creación del “desaparecido” que es alguien que simplemente no está, dijo el genocida Videla. Y digo el horror y dolor vivido por gran parte de la sociedad argentina, que involucra más de 4 generaciones, que resulta tan difícil de elaborar y que llevará muchos años saldar. Agradezco esta reparación.
Por último recordar a mi hermana Marta, que era un cuadro, una militante montonera muy comprometida de la cual me siento profundamente orgullosa. La vi por última vez el 17 de octubre de 1976, que era el domingo día de la madre; entonces le habían ofrecido irse a Francia con su compañero, la familia de él. Cuando le pregunté si se iría, me respondió que no, aunque sabía que se estaba jugando la vida. Cayó el 20 de octubre y fue traída acá donde seguramente terminó integrando los vuelos de la muerte.
Se que aca tuvo el mismo comportamiento leal e inclaudicable que tuvo siempre en su militancia.
Recordarla como era, muy inteligente, una estudiosa, licenciada en letras, escritora, periodista y sobre todo mi hermana mayor, que llevándome solo 3 años me marcó siempre el camino, me protegió, fue mi referente más fuerte, me acompaño en los momentos más felices y más tristes, fue mi compinche en los juegos, en la adolescencia y en mi vida hasta sus 30 años en que se la llevaron.
La recuerdo linda, sonriente, divertida, llena de vida, con su compañero Hugo, queriendo tener un hijo, llena de sueños que no le permitieron concretar.
Gracias por este homenaje tan merecido que hago extensivo a los 30.000 que como ella entregaron su vida por una patria más justa, solidaria e inclusiva. Graciela Mastrogiacomo.

lunes, 15 de octubre de 2018

A 42 AÑOS


MARTA MASTROGIACOMO
Desapareció el 20 de octubre de 1976
 
A 42 años de tu desaparición en manos genocidas estás presente con tu decisión firme y militante que nos llena de amor y de orgullo.
Sabemos de tu paso por la ex Esma; en el 2017 llegó la sentencia de la Megacausa y hoy continuamos exigiendo memoria, verdad y justicia para vos y todos los compañeros a través de Esma IV.
Estás en nuestros corazones, de donde no podrán llevarte.
Tu familia, tus compañeros y amigos.
martamastrogiacomo-doc.blogspot.com

jueves, 1 de agosto de 2013

NOS CONOCIMOS..


...en el primer cuatrimestre de 1964 cursando Introducción a la Literatura con Anita Barrenechea y Cowes de quien todas nos enamoramos en aquellas charlas en que nos quedábamos después de clase. Teníamos 18 años y empezábamos la carrera de Letras en aquella vieja y hermosa Facultad de la calle Viamonte. Enseguida nos hicimos amigas. Estudiábamos juntas, íbamos a los bares de Reconquista, comentábamos los libros que devorábamos. El mundo y la vida se nos abrían generosamente a partir del conocimiento y nos sentíamos felices.
Marta era extraordinariamente inteligente.  Sus notas eran siempre de sobresaliente y su agudeza intelectual le hacía permeable a cada nueva disciplina, fuera Literatura inglesa, Griego o Lingüística.
Nuestra amistad se profundizaba a medida que avanzábamos en la carrera. Nuestras charlas sobre el amor o los amores perdidos en la adolescencia (Adrogué, Corrientes) se fueron materializando en nuestros primeros novios universitarios. Su casa de Belgrano en la calle Céspedes era el lugar donde preparábamos los exámenes arropadas por su siempre callada y servicial madre que no nos dejaba ayunar. Cuando cumplió 20 años le regalamos los amigos más íntimos un disco de Thelonious Monk  que escuchábamos comentando Rayuela, el libro que más nos influyó en esos años. Y así era nuestra vida, de universitarias preocupadas sólo por lo que se desprendía de la carrera  hasta que en el año 66 se produjo el golpe de estado de Onganía que nos puso brutalmente de pie en la realidad. Los mejores profesores renunciaron,  la universidad perdió su autonomía y en los pasillos comenzaron a circular policías de civil vigilando, controlando, quizás delatando. Había que hacer algo. Y empezamos a participar en ARFyL, la agrupación de izquierda que respondía al PC que enseguida ya fue el PCR.
Y a partir de 1967  el eje de nuestras preocupaciones cambió, si bien nunca dejamos de estudiar y preparar nuestras materias. Ahora participábamos en reuniones del PCR, en manifestaciones contra la guerra de Vietnam, contra la dictadura, y en su vida irrumpió arrasando con todo, el amor militante en la figura de Hugo, dirigente también del  PCR y del Centro de estudiantes. A Hugo lo quiso absolutamente, con toda su inteligencia, con toda su emoción, con toda su capacidad de entrega. Y creo, aunque no compartí con ella sus últimos meses por la clandestinidad a la que nos obligó la vida que llevábamos, que lo quiso así hasta el final.
El año 1969 es el último de nuestras carreras, y es el de la ruptura en el PCR por parte de la línea guevarista que se incorporará con otros afluentes en FAL. Hugo cae preso en la toma de la facultad y ella estudia, trabaja haciendo traducciones, visita a Hugo en Devoto, milita en la fracción que será Fal. En 1970 nos vemos menos, la militancia nos lleva a frentes diferentes. Yo caigo a finales del 70 y ella es una presencia permanente a través de sus cartas, libros y discos en mi estancia en la cárcel pero en 1971 me fugo y ya soy clandestina hasta el 25 de mayo del 73 en que nos reencontramos. Hay una foto de ella con mi hijo de 6 meses en la plaza Francia y ya está de nuevo con Hugo que salió en libertad.
En esos meses, ya cercanas ambas al peronismo, nos vemos varias veces. La voy a buscar al Descamisado y charlamos de cómo hemos hecho este último paso también juntas aunque no nos viéramos. También hablamos de la vida, de nuestros hermanos, del amor y muy poco de literatura y casi nada de cine adonde prácticamente no íbamos. Y así nos seguimos viendo más o menos esporádicamente hasta casi el golpe del 76 y la locura que significaba seguir con la misma estrategia. Cuando empezó a diezmarse todo, y ya  eran más los que habían caído que los que seguíamos en pie dejamos de vernos. En noviembre el Bebe, querido amigo común y desparecido poco después, me dijo que Marta había caído. Me acuerdo como si fuera hoy y siento el silencio que me rodeó en esa mañana calurosa caminando por una calle de Florida. No pude decirle nada, no pude detenerme y agarrarlo de la mano o del brazo, no pude llorar. Él me dijo, cómo puede ser que  te quedés tan fría cuando te digo que tu mejor amiga cayó? Nada, no pude decirle nada.
Muchas veces, infinidad de veces soñé en Israel o en Barcelona que me la encontraba  en la calle San Juan o en Cabildo, que aparecía después de años, que venía de haber estado desaparecida, que yo sabía que había cosas que no podía preguntarle, pero que éramos amigas, las mejores amigas y que no hacía falta contarnos nada porque la amistad podía superar todo el horror.
Ana Papiol, Julio de 2013.

martes, 21 de mayo de 2013

UNA TUMBA SIN NOMBRE

Dicen que desapareciste y hoy te vi. Dicen que te mataron y hoy sentí tu voz, Te abrazamos y nos abrazaste, Debería preguntarme si esta no es una suerte de locura, De negación de la realidad. Y me lo pregunté hace unas horas, en el Memorial, frente a tu nombre sin tumba, Y hoy, cuando le hablaste a quienes creen que te desparecieron, Frente a los que sienten regocijo por tu presunta muerte, Tuve una parte de las posibles respuestas. Veamos. Quiero aclarar en primer lugar, que no desapareciste. Que estás acá. Junto a nosotros. Acá están tus padres. Tu hermana. Tus sobrinas. Tu compañero. Tus compañeros. Tus libros que hemos llevado de casa en casa, Que puedes venir a leerlos cuando quieras. Ya ves. Quisieron que desaparecieras y apareciste más. Ahí estás. Preparando tus traducciones. Tus libros. Tus notas. Sonriendo a tu sobrina. Queriendo y cuidando a tus padres. Ahí estás. Caminando por estas calles que amás. Leyendo tus libros. Queriendo. Soy testigo de que te he visto. No despareciste. Ni te mataron. No desaparecimos. Ni nos mataron. Estamos acá. Para siempre. (Buenos aires. 14 de mayo de 2013.)

jueves, 9 de mayo de 2013

CAUSA ESMA

Como hemos dicho, Marta desapareció el 20 de octubre de 1976. Al día siguiente dos testigos la vieron en la entonces Escuela de Mecánica de la Armada. Su caso integra la Causa Esma U III. La declaración testimonial de su hermana será el jueves 16 de mayo de 2013, a las 10. En Comodoro Py 2002, Sala Amia. La entrada es libre, con presentación de DNI. Los esperamos.

martes, 5 de octubre de 2010

A 34 AÑOS

Marta Mastrogiacomo. Desapareció el 20 de Octubre de 1976.
A 34 años de tu desaparición, te recordamos con todo nuestro amor y admiración.
Seguimos exigiendo justicia y castigo para los culpables. Este reclamo no lograran apagarlo quienes son responsables de una justicia injusta y lenta, ni quienes miran para otro lado.
Tu Familia.

lunes, 12 de octubre de 2009

A 33 AÑOS...

MARTA MASTROGIACOMO: DESAPARECIO EL 20 DE OCTUBRE DE 1976
A 33 años de tu desaparición te recordamos con todo nuestro amor y admiración…
Y seguimos reclamando justicia y castigo para los culpables.
Tu familia que te quiere.
http://martamastrogiacomo-doc.blogspot.com/